Trabalhadores a menos de um euro por hora

Fonte: El País, 17/02/2008.

Obreros a menos de un euro la hora

La industria española desembarca en Tánger atraída por los bajos costes a sólo 14 kilómetrosLos principales proyectos generarán 100.000 empleos en 2012

La cornisa norte de Marruecos, y muy especialmente la región de Tánger-Tetuán, ofrecen ventajas muy atractivas: costes laborales bajísimos, mano de obra joven y abundante, menos impuestos; el especial dinamismo de la zona, con varios polígonos industriales en construcción, el formidable puerto de Tánger-Med, autopistas… además, claro, del imán que supone la futura factoría que va a levantar la alianza Renault-Nissan. Todo ello está convirtiendo a esta zona del norte de Marruecos en un hervidero de industriales que trasladan fábricas españolas en busca de mayor competitividad.

Gzanaya es un fangoso polígono que está en permanente construcción. Si las empresas no inician el proyecto en un año desde que adquirieron los terrenos, se los queda el Estado. "Es para que nadie pueda especular con el suelo", explica Ramón Bertran, director de la fábrica que el grupo textil Pulligan tiene allí, justo enfrente de la de Simon. Pulligan fue uno de los pioneros en aterrizar en Marruecos. Lo hizo en 1990 a través de una joint venture (sociedad mixta) con un socio local en Casablanca. Desde 1998 opera por su cuenta. 300 personas, casi todas mujeres, cosen y tejen jerséis, pantalones y camisetas. En Barcelona "ya sólo desarrollamos el diseño y algunos muestrarios. Estaríamos muertos si no hubiéramos deslocalizado", asegura su presidente, Joan Canals, uno de los empresarios pioneros en defender la deslocalización a principios de los 90. "En el mundo hay un exceso de capacidad instalada del 20%. Como los precios no hacen más que bajar, en Marruecos podemos ser competitivos", explica.

Fonte: El País, 17/02/2008.

Renault, un puerto descomunal y tres zonas francas nuevas

Los principales proyectos generarán 100.000 empleos en 2012

El tercer polígono con regimen fiscal especial se construirá más al sur, a medio camino entre el puerto y la moderna Zona Franca de Tánger, que cuando esté totalmente ocupada albergará 37.000 trabajadores, explica su director comercial, Omar Chaïb. “Entre todos los proyectos, crearemos más de 100.000 puestos de trabajo en 2012”, alardea.

¿En qué condiciones? “El Código de Trabajo [casi un calco del Estatuto de los Trabajadores español] se respeta. Con flexibilidad, pero se garantiza. No es bueno llegar a las 35 horas de Francia ni a un gran poder sindical”, sonríe Chaïb.

“Ese es el problema”, protesta Jamal Laasri, vicesecretario general del sindicato CDT y del Partido Socialista Unificado de Tánger. “Cuando llega una empresa el Gobierno le ofrece tres cosas: una buena fiscalidad, paz social y pocos problemas si tiene que echar a gente, y una cierta tolerancia si no paga el salario mínimo interporfesional”. Al cambio, unos 190 euros al mes. Apenas llega para el alquiler del piso.

El histórico dirigente sindical Abdeslam Iben Salah, líder del recién escindio ODT de Tánger, admite diferencias entre empresas. “Las que más cumplen son las extranjeras, pero solo al principio, cuando llevan un tiempo aquí se les contagia lo malo”, sonríe resignado.

Una veintena de trabajadoras de Abanderado —“sí, sí, todas son mujeres, que en este país son las que trabajan”, grita una— acceden a contar su experiencia, pero ninguna se atreve a romper el hielo hasta que una de ellas explota: “Es que cada vez nos están pidiendo que rindamos más y no podemos". Todas asientan y la conversación se anima: “No podemos dar el 100%, porque cada dos por tres nos cambian de máquina, de puesto, así no se puede. Y claro, si no llegamos al máximo nos quedamos sin prima”. Es de 90 euros, la mitad del salario.

El nivel de formación y la calificación es uno de una de las principales desventajas del país y la queja número uno de los industriales. “Son un poco chapuzas, pero si no fuera así los costes serían más altos”, admite un empresario.

del.icio.usYahooMyWebdigg

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License