A guerra do Ártico

Fonte: El País.

Arranca la "guerra del Ártico"

Los cinco países árticos reclaman a la ONU la propiedad del Polo, alentados por el deshielo y las enormes reservas de gas y petróleo
RAFAEL MÉNDEZ - Madrid - 30/09/2007

La semana pasada, el Senado de Estados Unidos puso en marcha una comisión aparentemente técnica y aburrida sobre "el tratado de la Ley del Mar". Expertos en política internacional, en derecho marítimo y militares desfilarán por la Cámara para ver si EE UU ratifica, 25 años después, este tratado internacional que regula y concede el derecho sobre las aguas territoriales. ¿Por qué ahora Estados Unidos se interesa por un tratado de Naciones Unidas que ha despreciado desde 1982? La respuesta está en el círculo polar ártico.

La Ley del Mar establecía un plazo para que, a partir de 2009, los países pidiesen extender las 200 millas que la ONU les concedió como aguas territoriales. "Si un país demuestra que su plataforma continental, el lecho marino anexo al continente, se extiende más allá de las 200 millas, puede reclamar su soberanía", explica Kim Holmen, director del Instituto Polar Noruego, el organismo oficial del país sobre el Ártico.

No es el único país. Ralph Rayner, director del Instituto de Ingeniería Marina de Londres y reputado consultor para las petroleras que quieren operar entre hielos, afirma que "todos los países involucrados, Noruega, Rusia, Estados Unidos, Canadá y Dinamarca, por Groenlandia, tienen en marcha esos estudios para reclamar su soberanía hasta el polo".

Pablo Pareja, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Pompeu Fabra y autor de un estudio sobre los límites del Ártico y sus implicaciones legales, afirma que el Polo no es de nadie: "El Ártico es un territorio en disputa, en proceso de regulación. No es de nadie, pero tampoco son aguas internacionales. Durante la guerra fría hubo gran interés, porque era una plataforma magnífica para lanzar misiles entre EE UU y la URSS, pero acordaron dejar el problema congelado. Ahora resurge por la proximidad de 2009, cuando comienzan las reclamaciones sobre nuevas aguas territoriales y porque ningún país puede presentarse ante su opinión pública sin reclamarlo".

España mira por la pesca

Los intereses de España en el Ártico son, todavía, escasos. La principal preocupación española es que el Paso del Noroeste sea considerado aguas internacionales y no canadienses. No sólo por el derecho de paso, sino principalmente por la pesca. La guerra del fletán demostró la importancia del caladero ártico: en 1995, Canadá apresó un pesquero español, el Estai, y la cosa a punto estuvo de acabar a tiros. Además, Noruega apresó en julio de 2006 a tres buques españoles que pescaba fletán azul en el Ártico junto a las islas Svalbard. España considera que son aguas internacionales.

Además, hay ingenierías y eléctricas pendientes de los yacimientos, aunque en segunda línea. BP, Statoil, Total o incluso la italiana ENI están por delante al tener más experiencia en esas condiciones, según un consultor. Iberdrola ha comprado parte de la producción de gas del recién abierto yacimiento de Snohvit, en Noruega, una planta cuya parte principal fue construida en Cádiz por ACS.

del.icio.usYahooMyWebdigg

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License